ZONA DESPROTEGIDA:- EL CAMPO

ZONA DESPROTEGIDA:- EL CAMPO

Comienza la época de los riegos y los agricultores empiezan a preparar los terrenos llevando a sus fincas los motores de riego. Por desgracia, es cuando también los “amigos de lo ajeno” empiezan a prepararse para hacer su particular “agosto”.

Llevamos varias temporadas sufriendo de este tipo de robos, ya que es una “golosina” para estos rateros el aprovecharse de las situaciones aisladas y solitarias de estas fincas para apropiarse de este tipo de maquinarias, de un valor mas que considerable para ellos, sin importarles las consecuencias ni enormes daños económicos que supone para los agricultores.

El coste que supone la compra de un motor de riego supone un gran daño, pero mucho mayor es el daño que ocasiona el hecho de, mientras se repone el motor sustraído, que transcurran varios días y se pueda perder la cosecha de todo un año, que es, en definitiva, lo que mantiene económicamente a una o varias familias.

Debido a la gran extensión de zonas y fincas rurales en la provincia, pese  a los esfuerzos de la Guardia Civil, es muy complicado controlar personal y físicamente todas estas fincas, y los ladrones lo saben. Es por lo que muchos agricultores se encuentran cada vez mas impotentes ante esta situación.

Si bien, desde hace algunos años, existen algunas Compañías de Seguridad que se han esforzado en dar solución a este problema, instalando Sistemas de Video Alarma que no necesitan de red eléctrica para conectarse, dando el mismo servicio de protección con la ayuda de una batería externa, la cual permite que llegue la señal e imágenes de video a la Central Receptora y el aviso inmediato a la Guardia Civil.

Con esta solución alternativa, está demostrado que se ha reducido considerablemente (mas de un 90 %) este tipo de robos en aquellas fincas protegidas con estos sistemas de Seguridad.

JAVIER ORTEGA LOZANO

Analista de Seguridad de Grupo Seis Sigma

(Distribuidor Oficial de VISEGUR)

OKUPACIÓN O INTRUSIÓN

OKUPACIÓN O INTRUSIÓN

Desde comienzos de este siglo XXI, se ha instaurado en este país una nueva “moda”, provocada, principalmente, por la crisis y la inmigración ilegal, además de las enormes “lagunas legales” que existen con respecto a este tema: LA OKUPACIÓN de viviendas.

Suelen ser, en la mayoría de los casos, segundas viviendas que muchos propietarios tienen para el periodo vacacional, principalmente, o viviendas que están vacías y puestas a la venta o en alquiler.

La impotencia de la mayoría de propietarios de viviendas, cuando se enfrentan a este problema, no es  solamente el hecho de encontrarse a varias personas dentro de SU casa, sino el hecho de que, para poder echarlos, tengan que iniciar procedimientos judiciales, costosos y lentos, que les impide poder disfrutar, vender o alquilar su vivienda durante, al menos, uno o dos años. Además de tener que seguir haciendo frente a todos los gastos relativos a la vivienda, incluidos los suministros como luz y agua y, en muchas ocasiones, los daños ocasionados en la vivienda cuando por fin la recuperan.

Ante este “desamparo legal”, son cada vez mas los propietarios que recurren a instalar un Sistema de Video Alarma en estas viviendas, aunque estén vacías, mas por este problema de la ocupación que por un posible robo que pudieran sufrir.

El hecho de tener instalado un Sistema de Video Alarma, implica que, en el momento de que alguien acceda a la vivienda, salta la Video Alarma a la central receptora, se comprueban las imágenes y se avisa a la Policía Nacional o Guardia Civil. El tratamiento que se da en estos casos es de INTRUSIÓN POR ROBO, o intento de robo, y no por “okupación”, por lo que la rápida actuación de la Policía y Guardia Civil impide que lleguen a instalarse en la vivienda.

Optar por esta solución, aporta a dichos propietarios la tranquilidad de tener protegidas sus propiedades y, ante todo, disuadir a todas estas personas que se planteen entrar sus inmuebles vacíos.

 

ISRAEL CASERO HERRERA

Responsable Dpto. Financiero de Grupo Seis Sigma

(Distribuidor Oficial de VISEGUR)